Un último millón por Maddie

Kate y Gerry McCann, los padres ingleses de la pequeña desaparecida en Portugal, seguirán la búsqueda con las 900.000 libras que les quedan. Scotland Yard, desmarcándose de la fiscalía alemana y su sospechoso, prevé cerrar ya el caso Leer

Seguir leyendo