Todos los imprescindibles que debe contener tu mochila para hacer el Camino de Santiago

Con el buen tiempo, con las vacaciones, empiezan a aumentar las ganas de peregrinar, de lanzarse a los caminos históricos que llevan hasta Santiago de Compostela. Pero no lo podemos hacer a lo loco y toca planificarnos, así que hoy os dejamos todos los imprescindibles que debe contener tu mochila para hacer el Camino de Santiago. Sean cuales sean las razones que os empujen a peregrinar, solo o en compañía, con un final de Camino en mente, es algo que debemos hacer con una cierta preparación: estado físico, ropa, mochila, botiquín... Vamos allá con unos pequeños consejos. En Diario del Viajero Las 13 etapas del Camino de Santiago Primitivo: de Oviedo a Compostela en una experiencia única No hay camino sin unas buenas botas Pensamos siempre en lo que nos decía Antonio Machado de "caminante no hay camino, se hace camino al andar"... pues sin lo que no hay camino es sin un buen calzado que proteja tus pies, y aún así quizás deberías estar preparado para terminarlo con unas "buenas" ampollas. Debe de ser impermeable, porque sea cual sea la época en la que lo hagas siempre puede llover y caminar con los pies mojados no es agradable. Según la ´época puedes elegir unas botas, de caña media o baja, o incluso, en verano unas zapatillas de trekking. Los calcetines siempre los adecuados, de la talla exacta y sin costuras (hay que evitar las rozaduras) Unas chanclas también pueden ser útiles, ya sea para ducharse en los albergues, como para descansar por momentos. Pero lo más importante es que nunca debes estrenar calzado. En Diario del Viajero 'Guía mágica del Camino de Santiago', el libro para este doble año Jubilar La ropa es muy importante también Volvemos a lo mismo que antes: hay que ser muy conscientes de la época en la que viajamos, no es igual el verano que el invierno. Pero sí que estamos todos de acuerdo en que la ropa de senderismo o trekking es la que debes elegir. Ropa ligera, con camisetas transpirables y sudaderas con cremallera. El método correcto son y serán siempre las capas, como si fueras una cebolla. Una camiseta térmica puede ser una buena aliada, al igual que un forro polar. Para las piernas hay que llevar unos pantalones transpirables, unos cortos si hace mucha calor y quizás unas mallas para alternar. Un cortavientos y un poncho impermeable que cubran la mochila serán tu salvación si llueve. Si se va en época de sol, no se puede olvidar uno de una gorra o sombrero. La mochila, ese gran quebradero de cabeza Sigamos con lo que caracteriza a los peregrinos y que centra nuestro artículo: la mochila que llevan a la espalda, y que se debe hacer con mucho sentido y austeridad. Nada de meter de todo y cargarla a lo loco. Si el viaje es de 6 días, calcular cosas para la 3 días. Con tirantes anchos y engancharse bien a la zona pélvica, para evitar que todo el peso lo lleven los hombros. Refuerzo lumbar recomendable No debe de ser de un tamaño muy grande, que ronde los 30 - 40 litros de capacidad. No necesitas demasiada ropa porque hoy en día hay lugares en dónde lavar en todos los albergues y pueblos. Lo que llevas puesto, un pantalón de repuesto, dos o tres camisetas, al igual que mismos cambios de ropa interior y calcetines, chanclas, chubasquero o poncho, neceser con productos de aseo y un pequeño botiquín. Pero si el problema de ir cargando por los caminos con una gran mochila es algo que te atormenta, puedes hacer uso del maravilloso servicio de Correos que te la traslada de albergue en albergue y tú puedes ir ligero de cosas en una mochila pequeña, ya que la tuya te estará esperando cuando llegues. El botiquín y resto de accesorios Nos queda pensar ahora en los detalles más pequeños, pero no por ello menos importantes. En el neceser siempre con cosas pequeñas y evitando cosas supérfluas. Imprescindible: kit anti ampollas, analgésicos, tiritas y gasas. Hay quien habla de llevar una aguja hipodérmica para pinchar las posibles ampollas... Un bote de vaselina puede ser tu gran amigo: para untar los pies antes de calzarse cada mañana. Si sudas mucho, deberías hacerlo varias veces al día. Aunque nos parezca que no hace mucho sol, hay que llevar siempre crema solar, más vale prevenir que curar. Un bastón (o dos) será el gran aliado por los caminos y hoy los hay plegables y muy ligeros. Podrías llevar un saco de dormir ultra ligero, pero en casi todos los albergues te proporcionan sábanas limpias, así que si lo investigas con antelación no sería necesario. En Diario del Viajero Viajar con autocaravana a Galicia: áreas para quedarte y qué no puedes perderte Antes de empezar, toca ponerse en forma Por supuesto, antes de ponerse a recorrer kilómetros y kilómetros de Camino hay que ponerse un poco en forma con una cierta antelación. No es preparar una maratón, pero sí son muchas horas caminando y debemos testarnos antes para ver cómo va a reaccionar nuestro cuerpo al esfuerzo y al peso. No queremos tener un susto cuando ya hayamos empezado. (function() { window._JS_MODULES = window._JS_MODULES || {}; var headElement = document.getElementsByTagName('head')[0]; if (_JS_MODULES.instagram) { var instagramScript = document.createElement('script'); instagramScript.src = 'https://platform.instagram.com/en_US/embeds.js'; instagramScript.async = true; instagramScript.defer = true; headElement.appendChild(instagramScript); } })(); - La noticia Todos los imprescindibles que debe contener tu mochila para hacer el Camino de Santiago fue publicada originalmente en Diario del Viajero por Viola de Lesseps .

Seguir leyendo