No estamos hablando de crisis global, sino solo del turismo

A medida que avanzan los análisis sobre las consecuencias del covid, queda patente que la crisis afecta sobre todo al mundo de los viajes. Claro que ha habido que paralizar gran parte de la economía mundial para frenar el virus, y se requerirá mayor pericia y visión social para la recuperación global. Los efectos durarán meses, pero el 2020 quedará asociado definitivamente al cambio radical del modelo de viaje de los cerca de 1.500 millones de personas que pueden desplazarse anualmente por ocio o por negocio en el mundo. Sin lugar a dudas, cambiará la conducta de un sector que genera 8,8 billones de dólares anuales, el 10,4% del PIB mundial. No hay que esconder que la crisis supone la oportunidad para acelerar las tendencias que avanzaban excesivamente lentas desde hace tiempo: digitalización, teletrabajo, 'e-commerce', vehículo eléctrico, economía colaborativa, economía circular. Dicho lo cual, aunque algunos cambios van a ser holísticos, no nos enfrentamos a una crisis global como la del 2008 sino a una del turismo de dimensiones poco conocidas.Seguir leyendo....

Seguir leyendo