Los libaneses viven con angustia la escasez de medicamentos en las farmacias

Hoda Al Kara vive en El Cairo con su marido, egipcio. Cada mes solía viajar a Beirut para visitar a su familia y mantener su negocio de organizadora de eventos con su hermana. El 12 de julio acudió a pasar unos días en su ciudad, pero la situación la atrapó durante cuatro meses. "Cuando me di cuenta que pronto se acabarían los medicamentos en Líbano, decidí quedarme más tiempo y colaborar con una amiga que tiene una oenegé", explica. Desde entonces, cada semana su marido llena las maletas de fármacos en El Cairo y los reparte en Beirut. "Traemos aquellas medicinas básicas y las entregamos de forma gratuita; sin ellas, mucha gente moriría".Seguir leyendo....

Seguir leyendo