El viaje más difícil

La fila de automóviles es infinita y, mientras la nieve cae, serpentea por las carreteras secundarias que desde Bila Tserkva pasan por Kazatin, en dirección de Vinnitsia, en Ucrania. Los que llevan hijos a bordo incluso han pegado a las ventanillas letreros de cartón con la palabra dytyny en ucraniano y detka en ruso, que quiere decir niño, con la esperanza de que sea disuasorio en caso de ataque ruso. El objetivo es llegar a salvo a ciudades como Lviv, Termópolis y Rivne, en el oeste del país. Creen que es aquí, donde muchos tienen amigos y familiares, donde pueden esperar a que la rabia bélica se apague.Seguir leyendo....

Seguir leyendo